miércoles, 14 de diciembre de 2011

Utilización de indicadores para evaluar la actuación

¿Como mejorar sin medir? Algunos autores dicen que solo lo medible es mejorable y para agregar certidumbre a estas mediciones se debe considerar la trazabilidad.

Cuando obtenemos algún tipo de medición de desempeño, tenemos armas para tomar decisiones con la intención de mejorar ingresos, desempeños, calidad...etc. Como ejemplo podemos citar la utilidad de operación que arroja en una empresa de transporte, la Unidad X. Después de analizarla y compararla, podemos decidir si conviene seguir trabajando con esta, venderla y comprar una nueva o bien mandarla a mantenimiento.

Los indicadores de evaluación pueden ser de múltiples tipos, el que citamos en este ejemplo es financiero, pero existen otros que debe considerar toda empresa moderna y que igualmente nos son de gran utilidad, estos pueden arrojarnos sus resultados en los siguientes formatos:
  • Graficas: Barras, líneas, Círculos…etc.
  • Booleanas: Variables se solo consideran dos estatus, (Falso/Verdadero), (Alto/Bajo)
  • Estatus: Variables que nos indican el estado o resultado de una actividad: Excelente, Malo, Bueno, Alta Probabilidad…etc.
  • Analógicas: Mediciones que son obtenidas de fuentes que en el tiempo son continuas y que nos arrojan resultados visuales interpretados por lectores como tacómetros, odómetros, termómetros…etc.
  • Digitales: Mediciones que son obtenidas de fuentes discretas (niveles), en el tiempo y nos arrojan resultados con indicadores numéricos.
  • Financieras: Resultados representados en números obtenidos generalmente de fuentes contable o financiera.

Los indicadores de evaluación con sus resultados en múltiples representaciones, de nada o muy poco servirían si no fuera posible que nos permitan corroborar su procedencia y exactitud. Cuando hablamos de la trazabilidad de los valores obtenidos de nuestros indicadores, nos referimos a la posibilidad o facilidades que se nos ofrece para ver de donde se originan.

Por ejemplo cuando se menciona que el producto X tiene una utilidad del 500%, muy probablemente el administrador que revisa este dato sospeche de su veracidad y quiera ver de donde se origina la cifra. En el mundo de la tecnología de información existen herramientas automáticas que nos permiten rápidamente bajar de nivel y revisar los orígenes de la información; para este ejemplo podríamos ir a las facturas que generaron la venta del producto X y a su ves podemos ir a las compras que se generaron para satisfacer cada uno de los productos de las facturas que revisamos.

Existen varias herramientas y facilidades para el análisis de información y en estas destacan las siguientes las Pizarras Generales y los Analizadores de Información Inteligente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario